Empresa de Diseño Gráfico



Empresa de Diseño Gráfico menu



English - Español




Diseño folletos

Los folletos son piezas de papel impreso en el que una compañía ofrece información sobre sus actividades, productos, servicios, novedades, ofertas, precios, valores corporativos y datos de contacto. Son excelentes instrumentos de marketing porque al estar realizados en papel las personas tienden a conservarlos para realizar compras y consultas, sobre todo si el diseño y la impresión son verdaderamente impactantes. Un folleto, ya se trate de un volante, de un díptico o de un tríptico, es el representante concreto de una empresa y hace sentir al público cercanía y confianza, tanto por el contacto con el papel como por la distribución personalizada en calles, shows comerciales o por correo. Aún en un mundo de comunicaciones virtuales el papel continúa teniendo prestigio y por ello la folletería es un arma imbatible a la hora de promocionar productos y servicios.

• Criterios para el diseño de folletos: volantes, dípticos y trípticos

En la categoría “folleto” se incluyen tres tipos diferentes de piezas: volantes, dípticos y trípticos. Se tratan de materiales diversos por su tamaño, forma, plegado, tipo de información y función comercial. Es por esta razón que lo ideal es desarrollar un sistema completo de folletería con todos los tipos de folletos, ya que de este modo es posible reforzar la identidad de una compañía desde distintos materiales. En GRAPHIC-DESIGN-FIRM.COM le presentamos las pautas específicas que los diseñadores consideran al desarrollar un volante, un díptico o un tríptico. Ud. conocerá entonces los secretos gráficos de cada uno de estos folletos y entenderá la importancia de contar con todos ellos.

Diseño de volantes

Los volantes son uno de los materiales promocionales de mayor popularidad en la vida cotidiana. Es que los volantes son una forma concreta y simple de que una empresa se acerque al público masivo. Un volante es un trozo de papel de forma cuadrada o rectangular -las medidas varían: hoja carta entera, media, un cuarto, etc.-, que puede estar impreso simple o doble faz y tiene un texto breve y claro sobre los productos, precios y ofertas de una empresa. Los volantes se distribuyen generalmente en la vía pública. Para abaratar costos suele imprimírselos en papel obra o en papel offset sin acabado, ya que permiten realizar grandes tiradas a bajos precios.

¿Qué hay que tomar en consideración al diseñar un volante? Aquí ofrecemos algunos de los principios de los diseñadores expertos:

a) Texto breve: un volante debe presentar información precisa y clara, para que los destinatarios comprendan rápidamente el mensaje y guarden el material. Es fundamental presentar el nombre de la compañía, la lista de productos y servicios promocionados, los precios, las ofertas y la información de contacto. Se emplea el modo imperativo (“Compre…”, “Visite…”, etc.) y también las oraciones interrogativas y exclamativas para dirigirse directamente al público.

b) Tipografías de alta legibilidad: las tipografías deben ser, ante todo, legibles, es decir, de fácil lectura, teniendo en cuenta que el público debe entender el mensaje de un volante en pocos segundos, para no desecharlo. Así, las mejores tipografías son las clásicas, de máxima efectividad. No es conveniente emplear más de dos fuentes distintas, ya que de otro modo se genera confusión visual en un espacio que suele ser reducido.

c) Pocas imágenes: las fotografías y las ilustraciones aumentan el atractivo de un volante y pueden facilitar la comprensión del mensaje verbal. Ahora bien, para que un volante sea eficaz, deben incluirse un número selecto de imágenes, dado que, por lo general, no abunda el espacio. Generalmente se muestran imágenes de los productos y servicios ofrecidos por una compañía. Hay que tener en cuenta que nunca puede faltar el logo corporativo. Las imágenes deben ser simples porque la impresión en papeles de escasa calidad no suele tener gran definición.

d) Colores atractivos: el número de colores para un volante depende de las posibilidades presupuestarias de cada empresa. En los volantes a todo color el diseñador se encarga de emplear los colores corporativos y aquellos otros que armonicen, para lograr una pieza realmente representativa de la empresa. Se debe evitar la saturación de colores, ya que sólo hará que el público se confunda. Si sólo se va a emplear un color, éste será un elemento clave para resaltar la información más importante (precios, ofertas, direcciones, etc.).

Diseño de dípticos y trípticos

Dípticos y trípticos son folletos que se diseñan con criterios similares, aún cuando tienen diferencias. Aquí brindamos una breve explicación de los rasgos de cada uno de estos folletos y también los criterios para su diseño. Un díptico es un folleto formado por un rectángulo o cuadrado de papel plegado en dos, es decir, con cuatro paneles constitutivos -dos interiores y dos exteriores-, en el cual se brinda información sobre los productos y servicios de una compañía. La función principal de los dípticos es dar cuenta de una empresa ante el público y muchas veces también actuar como un mini-catálogo. Usualmente tienen la medida de una hoja carta, aunque a veces se realizan dípticos de hoja carta doble para generar mayor impacto visual. Generalmente se pliegan como un libro, aunque admiten otras variantes. La impresión se realiza en papel ilustración o también en cartulina (en ambos casos, con terminación brillante o mate), dado que son papeles de máxima calidad y duración, ideales para estos folletos que serán consultados continuamente por los clientes. Lo más conveniente es optar por impresión a todo color, para lograr materiales más llamativos.

Un tríptico, por su parte, es una hoja de papel plegada en tres partes y que, entonces, consta de seis paneles -tres interiores y tres exteriores-, en los que se brinda información detallada sobre la producción y la filosofía de una compañía. La función principal de estos folletos es presentar a una compañía para consolidarla en la mente del público y promocionar sus productos. Los trípticos comunes se realizan con hojas carta, mientras que los especiales se hacen en hojas carta doble o triple. Tradicionalmente se pliegan como un rollo, pero hay muchas otras posibilidades de acuerdo con la creatividad de cada diseñador. Comúnmente se imprimen en papel ilustración, ya que tiene gran prestancia. La impresión a todo color es una excelente elección, dado que los colores resaltan aún más la calidad del diseño.

Los dípticos y los trípticos se imprimen en tiradas pequeñas dado que tienen costos mayores que los volantes, debido a que el diseño es más complejo y el papel, de más calidad. La distribución se efectúa especialmente en presentaciones comerciales, en expositores o mediante listas de correo. En ocasiones, para reducir costos, los dípticos y trípticos se realizan en papel offset sin acabado y a un solo color o en blanco y negro. En adelante presentamos los criterios fundamentales que consideran los diseñadores gráficos para obtener folletos sumamente atractivos y de máximo poder comercial:

a) Texto sintético: los dípticos y trípticos son folletos en los que el texto tiene un lugar destacado, ya que es uno de los componentes centrales para presentar a una empresa. Tiene que estar elaborado con precisión: debe ser sintético, de gran claridad en el vocabulario y con una sintaxis coherente, exhaustivo (generalmente se incluye una introducción, lista de productos y servicios, principios corporativos, novedades, información de contacto, etc.) y de un estilo acorde al espíritu de la compañía. El lenguaje formal o informal dependerá de la clase de compañía y de público. Si Ud. cuenta con una agencia de diseño gráfico esta le ofrecerá el servicio de redactores profesionales especializados en estos textos.

b) Texto y paneles: el panel frontal debe mostrar una frase llamativa y clara, capaz de seducir al público para que abra el folleto y lo lea. En los paneles interiores se tiene que organizar el texto, ordenado en párrafos, títulos, subtítulos, viñetas, símbolos, recuadros, etc., para agilizar la lectura. En el panel del reverso debe mostrarse de modo resaltado la información de contacto de la empresa.

c) Tipografías legibles: para que el texto de los dípticos y trípticos pueda leerse sin inconvenientes, el diseñador debe seleccionar cuidadosamente las tipografías de mayor legibilidad. Se siguen los mismos criterios que en el diseño de volantes.

d) Totalidad de paneles: un folleto diseñado por expertos se caracteriza por presentar un estilo homogéneo en todos sus paneles. El diseñador se encarga de definir las pautas básicas comunes a todo el folleto: colores, líneas, fondos, formas, tipografías, imágenes, etc., siempre buscando que este represente al máximo a una compañía. Todo díptico o tríptico de calidad debe funcionar como una unidad, con detalles destacados en cada panel, que los hagan distinguibles. Para el panel del frente lo principal es que sea de alto impacto, para atrapar al destinatario: debe haber una frase llamativa, imágenes claramente ligadas a la empresa y uso de colores corporativos. En los paneles internos es fundamental la diagramación simple, clara y con suficientes espacios en blanco. El texto debe estar distribuido equilibradamente y armonizado con las imágenes elegidas y demás componentes visuales (recuadros, formas, líneas, etc.).

e) Sentido cromático: en el caso de realizar dípticos o trípticos a todo color, el diseñador debe elegir los colores que identifican a una compañía (presentes en su logotipo) y quizás, también, otros que combinen con ellos. El grupo cromático seleccionado será empleado en los diversos componentes del folleto: fondos, tipografías, líneas, etc. Utilizando para los folletos los colores que el público asocia con una empresa se logra consolidar su imagen en la mente de las personas. Para los dípticos o trípticos a un solo color es crucial elegir aquel que más represente a una compañía.

f) Plegado: uno de los rasgos en común que define a dípticos y a trípticos es que son folletos plegados. Por esta razón es importante que el diseñador considere las distintas posibilidades de pliegue, ya sean las tradicionales o las más creativas, considerando, además, que del doblez dependerá cómo se organicen el texto y los elementos visuales. La forma convencional de plegar un díptico es al medio, como un libro. Otras opciones más originales son doblarlos en sentido diagonal o a la mitad, pero sin que coincidan los paneles. El tríptico tradicional, por su parte, se pliega a modo de rollo, aunque existen otras posibilidades: plegarlo como si fuese un portal o como si fuese una zeta. De todos modos, cada diseñador puede ofrecer sus propias ideas respecto del plegado, mientras que el folleto mantenga un formato práctico.


Visita nuestras páginas amigas

http://www.logtechnology.net

design for medicine

graphic design

http://www.illustrance.com

banner design



Guardar en del.icio.us

Agregar a Technorati

Diseño Web por Log Technology

El contenido de este sitio web está registrado.